lunes, 1 de junio de 2015

NI UNA MENOS

COTIDIANO
epite que la quiere. Una y otra vez, como una plegaria, en voz muy baja. Ella asiente con los ojos cerrados y la cabeza baja. Se afana por abrirlos para verificar si miente.

(microrelatos de 33 palabras)
DIBUJO. Mariela González

Indispensable vecindad

Juan Carlos Pumilla - Raquel Barabaschi Anoche, en una ceremonia pletórica de emoción, junto aRaquel   Barabaschi, hemos sido objeto...